La Violencia contra los Niños

“Tengo siete años”

Diario de una criatura no nacida.

Vídeos de maltrato infantil

Niños trabajadores en Michoacán

26.1.11

Crisis económica y delincuencia han propiciado que muchos menores ayuden en la economía familiar o sean explotados laboralmente, sostienen autoridades
Patricia Torres
Morelia, Michoacán.- Si bien este día resulta un motivo de alegría para muchos niños, porque habrán de recibir regalos con motivo del Día de Reyes, para otros será como cualquier fecha, puesto que continuarán ayudando a sus padres en trabajos diversos, o bien explotados por gente sin escrúpulos.
Esta última situación, que reporta el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), se deriva a que en los últimos años se ha detectado a niños que son explotados laboralmente, tanto en el campo como en la ciudad, al igual que aquellos que son víctimas de la prostitución, pederastia y hasta trata de personas.

Mejorar la economía familiar
Para Ana Luz Mila Barrera, procuradora de la Defensa del Menor y la Familia, la situación de abuso de la niñez en Michoacán no es excepcional, aspecto que liga a la actual crisis económica y que ocasiona que ante la necesidad de que ambos padres trabajen, los infantes sean descuidados, situación que abre el espacio para que en algunos casos los menores también deban contribuir con una labor que les reditúe económicamente para beneficio de los integrantes de su familia.

En ese sentido afirma que “la ausencia de los padres ha producido carencia de valores, de cuestiones afectivas, que hace que se sientan solos y puedan ser influenciados o que recaigan en otra situación”. Aunque, aclara que una fase importante del desarrollo de un ser humano, es precisamente en esta etapa de la niñez; “la atención principal de un menor para un sano desarrollo debe ser hasta llegar a la edad adulta”.

Algunos de los patrones observados es que ante la ausencia de los padres mientras van a trabajar, es encargarle al hijo mayor el cuidado de sus hermanos, “pero ellos no pueden tener una responsabilidad absoluta, ya que involucra educación, alimentación y cuidado; no debería tenerla un niño, pero ¿de qué manera como gobierno puedes hacer evitar esos patrones?”.

Esa interrogante que se hace Mila Barrera, se la responde cuando informa que el año pasado el DIF realizó un foro para fomentar valores, conductas, educación, salud, esparcimiento y donde fue abordado el tema del maltrato infantil como una acción para sensibilizar a padres de familia y a los propios niños.

Explotación laboral y sexual
En cuanto a los casos más extremos, tanto la procuradora de la Defensa del Menor, como Delia Villalobos Árciga, directora de Asistencia e Integración Social, coinciden en afirmar que a últimas fechas se ha detectado que los niños están siendo víctimas del trabajo infantil, tanto en el campo, como en la ciudad.

Estas dos áreas del DIF estatal han recibido a pequeños puestos a disposición por parte de agencias del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJ), y surgen de la vulnerabilidad por parte de su familia o bien porque carecen de ésta o que algunas personas han abusado de ellos. “La mayoría han sido abusados por sus padres, obligados a que trabajen, golpeados, prostituidos y nos llegan directamente con una averiguación previa penal. Es un asunto grave de pederastia y prostitución”.

Esta situación, que si bien se aclara, no terminará de un día para otro, “es cuestión cultural, es una situación complicada para el estado, es un problema nacional, mundial y en el que se tiene que trabajar, pero no concierne sólo a un proyecto”.
Ante este panorama la pregunta inevitable es ¿cómo evitar que trabajen los niños si la situación económica es difícil?, a lo que Mila Barrera responde que “ciertamente son causas multifactoriales, que tienen que ver con la situación económica a nivel mundial, lo que afecta sobre todo a la clase más desprotegida y que redunda en el trabajo infantil, que con lo que aportan ellos, su familia puede sobrevivir”.

De acuerdo con el Módulo de Trabajo Infantil 2007, levantado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, en ese año había 1.2 millones de niños de cinco a 17 años en esa situación: 48.4 por ciento eran niños y 51.6 por ciento niñas y que representa el 30.2 por ciento de la población total del estado.
De acuerdo con el tipo de actividades que realizaron, 60.4 por ciento realizaron quehaceres domésticos en su hogar y/o estudiaron, el 20.3 por ciento sólo estudiaron y 1.2 por ciento realizaron otras actividades.

Los niños de cinco a 17 años que realizaron alguna actividad económica fueron 217 mil 280, de los cuales 63.5 por ciento son niños y 36.5 niñas. De acuerdo con la edad, 33.7 por ciento tienen entre cinco y trece, y el restante 66.3 por ciento entre catorce y 17 años. Del total de niños ocupados 104 mil 470 no asisten a la escuela, que representa el 48.1 por ciento.

Según la posición en la ocupación 52.8 por ciento de los niños ocupados son trabajadores remunerados y 47.2 por ciento son trabajadores sin pago. El sector de actividad económica en el que se insertaron, mostró que 49.7 por ciento trabajaban en el comercio y los servicios, 33 por ciento en las actividades agropecuarias y 17.3 por ciento en la industria.
El tiempo dedicado a las actividades económicas, permitió observar que 33.7 por ciento de niños y niñas ocupadas laboraban 35 horas o más a la semana y 47.5 por ciento menos de 35 horas semanales. En total en el estado había en el cuarto trimestre de 2007, 146 mil 272 hogares con niños ocupados de cinco a 17 años.
Los niños de cinco a 17 años que realizaron alguna actividad económica fueron 217 mil 280, de los cuales 63.5 por ciento son niños y 36.5 niñas.
Niños de la calle
Y si bien el DIF estatal no cuenta con una cifra exacta de cuántos niños son explotados laboralmente, se cuenta con algunos datos basados en un estudio realizado de octubre del 2008 a enero del 2009, entre infantes de los cinco a los 17 años 11 meses. Este estudio detectó que en sólo los municipios de Morelia, Lázaro Cárdenas y Zamora 848 niños trabajaban en el campo, tabiqueras, mercados, panteones, cruceros, centrales camioneras, centros comerciales o en las calles, realizando actividades agrícolas, de cargadores, limpiadores, diableros y cerillos, por citar algunos.

Los niños, provenientes en su mayoría de familias desintegradas, al recibir su propio sueldo se desalientan de seguir estudiando, o lo que es peor, “son atraídos a las adicciones, abuso sexual o su venta”, asegura Villalobos Árciga. Así, asegura que para evitar que los niños trabajen y se dediquen mejor a estudiar, se idearon algunos programas para acercar a las familias a proyectos productivos, o dando becas a niños trabajadores; “es una problemática de fondo, pero si pensamos insertarlos a la actividad productiva, éstas serían algunas de las opciones”.
-Los niños que han sido dañados ¿pueden rehabilitarse?, se le cuestiona a la procuradora, la funcionaria responde que todos tienen derecho a una vida sana y dándole una calidad de vida es posible esta situación, “aunque algunos requieren más tiempo que otros, debido a lo (que han) vivido; pero depende también del infante, algunos tienen tanta necesidad de sobresalir y han logrado salir rápido; otros son más renuentes a hacer cualquier actividad o relacionarse, cuesta muchísimo más trabajo, pero se debe ser constante”.

Pero, también se ha detectado que existen infantes trabajando en la calle que visten mal o están sucios, pero sólo obedece al interés de causar lástima “incluso se han detectado personas que reclutan niños que saben que no tienen familias, aleccionando infantes a salir y obtener más beneficios”.
Esa situación se agrava con la propia resistencia de los pequeños, a decir de Mila Barrera. “Han traído a menores al DIF que en apariencia tienen situación de calle, pero no pueden permanecer y se escapan; son niños que han vivido situaciones difíciles, pero no aceptan ningún control, sobre todo los que tienen situación de calle real porque ya tienen problemas de adicciones, están en la delincuencia organizada, consumen y venden drogas, se prostituyen, etcétera y este es un problema de la infancia en general, no compete sólo a un sexo”.

Por ello, el deseo más grande en este día de la procuradora de la Defensa del Menor es que los niños en este día no sólo reciban más que un juguete, “ojalá les podamos robar una sonrisa y sean felices al contar con una familia que los cuida y los ame”.

Programas de atención
La directora de Asistencia e Integración Social, al ser la responsable de atender a la población vulnerable, asegura que el DIF estatal lleva a cabo diversos programas para tratar de mejorar las condiciones de los infantes que se encuentran en esa situación, además de los proyectos productivos y las becas que se les ofrecen existen actividades lúdicas, talleres interactivos, teatro y juegos de mesa, entre algunos.

Con la campaña del Listón Azul, con el fin de evitar la trata infantil, se sensibiliza a los infantes sobre los riesgos que implica esta actividad detectada en bares, cantinas, restaurantes, donde niñas menores de edad son explotadas laboralmente, pero de allí “pueden ser trasladadas a otros lugares o vendidas y esto se refleja más cuando los niños son remitidos al DIF y platican sobre esa situación riesgosa”.
El Programa Desarrollarte incluye trabajo de asesoría en las comunidades de origen de los pequeños, sobre todo para jornaleros agrícolas que atienden los campos en la producción de lenteja o tabiqueras.

Algunas cifras…
Según las proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) se estimó que durante el año pasado en Michoacán residían un millón 152 mil niños y adolescentes entre los cero y catorce años de edad; 178 mil menos que los registrados en el año 2005, que en términos porcentuales, la proporción de menores de quince años disminuyó gradualmente de 33.1 por ciento a 29.2 por ciento del total de población de la entidad en dicho periodo.
En el año 2009 los hogares michoacanos ascendieron a un millón 66 mil, de éstos casi 606 mil eran hogares en los que al menos uno de sus miembros tenía entre 0 y catorce años, que representan el 60.2 por ciento del conjunto de hogares.

Durante el año 2008 se registraron 22 mil 035 defunciones, 6.9 por ciento correspondieron a menores de quince años, de éstos siete de cada diez fueron de menores de un año de edad. Asimismo, en ese año fallecieron por cada diez niñas: trece niños menores de un año, doce niños de uno a cuatro años, 16 niños de cinco a nueve años y catorce niños de los diez a los catorce años de edad. El 51 por ciento falleció por ciertas afecciones originadas en el periodo perinatal, seguidas en un 23.4 por ciento por malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas, y un 3.8 por ciento debido a accidentes.
En cuanto a la asistencia a la educación básica y de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo elaborada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inegi), se desprende que en el cuarto trimestre del año 2009 el 96.4 por ciento de los niños de cinco a trece años asiste a una institución educativa.

0 comentarios:

Busca poemas de amor y mistad