La Violencia contra los Niños

“Tengo siete años”

Diario de una criatura no nacida.

Vídeos de maltrato infantil

Violencia intrafamiliar está disparada en el Huila

2.11.10


LA NACIÓN, Neiva
Las cifras de Medicina Legal dejan al descubierto una grave problemática en el departamento y en Neiva. Los abusos sexuales y ataques contra los niños son el pan de cada día. El tema fue analizado durante la semana. LA NACIÓN presenta  las principales experiencias de la jornada.
Las cifras no paran y parecen desnudar diariamente la violencia contra los niños en el Huila. Abusos sexuales, agresiones físicas y verbales fueron reveladas y analizadas durante la semana en el IV Congreso Latinoamericana organizado por la Gobernación del Huila, Secretaría de Salud Departamental y la Corporación Humanizando.
Un total de 540 casos de maltrato infantil y 116 abusos sexuales contra menores de edad en el departamento (81 en niñas), en lo que va corrido de 2010, son  cifras  de la Secretaría de Salud del Huila que alarman.
Todo porque los números apuntan a que cada 30 días se presentan 54 casos de maltrato infantil, es decir, más de uno diario. Eso sin contar con los episodios no reportados que, según especialistas, son aún más grandes.
Las cifras del Huila apuntan a que durante 2009 se registraron 361 denuncias por violencia infantil, mientras que hace dos años fueron 265.
“La violencia intrafamiliar en este departamento es alta. Hay casos que se han denunciado pero no creo que el Huila  esté dentro de las más altas del país. Noticieros nacionales colocaban a este departamento con una violencia de género supremamente grande. Inmediatamente investigando vemos que está en un lugar 29 que nos indica que no es la más alta sin que ello quiera decir que sea el número de casos de violencia contra los niños es alto”, explica Luz Helena Saavedra, directora de la Corporación Humanizando.
Neiva, situación de alarma
En Neiva la situación es de alarma porque la cifra de niños violentados llegó a las 243, seguido de 46 casos en Pitalito, 15 en Saladoblanco, 13 en Garzón, 8 en Timaná y seis en Isnos, entre otros durante 2009.
María Eugenia Alzate, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en el Huila, dice que 140 casos de violencia infantil llegan desde todos los municipios cada mes a su despacho. Y solo en septiembre de 2010 ingresaron 25 casos de abuso sexual en menores de edad registrados en el departamento.
No obstante, la violencia intrafamiliar es un cáncer que se extiende en todo el país. Medicina Legal concluye que durante el año pasado 14.094 casos de violencia intrafamiliar fueron recepcionados en Colombia, 175 más que en 2008.
De estos 6.602 fueron hombres y 7.492 mujeres. Los padres fueron los principales protagonistas de los maltratos (4.430 casos), seguido de la madre (3.760 denuncias). El padrastro (1.155 casos) y hasta el suegro con 40 hechos.
Los abusos sexuales contra niños aterran en el país. Cada 14 minutos un niño es abusado en Colombia, dice Saavedra, directora de la Corporación Humanizando, quien destaca que en el 93 por ciento de los casos, los abusadores están dentro de las casas de las víctimas.
El abuso se relaciona estrechamente con el descuido de los padres de familia, falta de vigilancia de los acudientes que deben laborar mientras los chicos quedan en casa con desconocidos y la confianza que los progenitores dan a estas personas”, expresa Saavedra.
Curiosamente, dice Medicina Legal, a las mujeres las agreden fácilmente los domingos, mientras que a los hombres los miércoles. Las razones del por qué de los días es aún desconocida, pero así lo arrojan las cifras.
Interrogante y víctimas
¿Qué está pasando?, ¿Están denunciando más? María Victoria Zambrano, abogada representante de las víctimas y sobreviviente de violencia porque fue abusada sexualmente, cree que las víctimas van en aumento.
“La problemática estaba minimizada por la falta de denuncia pero ante la sensibilización frente al tema y la concientización por parte de las entidades responsables para atender esta problemática, ha aumentado el índice de denuncia”. Para Zambrano es claro que no es que antes no sucedieran hechos de violencia infantil contra los menores de edad, entre ellas, violaciones.
Sin embargo, ante las cifras tan altas y los niños que quieren denunciar los abusos de los mayores, fallan  las instituciones porque no brindan la confianza necesaria.
“Los organismos que atienden estos casos deben mirar a los ojos de la víctima, tienen que entender el infierno por el que pasa una mujer que ha sufrido violencia intrafamiliar, un niño, una niña que ha sido víctima de abuso sexual. Tienen que respetar los derechos de la víctima, conocer la problemática”, recomienda la especialista.
La abogada, quien fue abusada sexualmente cuando niña y su caso develado a su mayoría de edad, les pide a las víctimas que piensen que el victimario les quitó demasiado.
“Hay oportunidades de salir adelante, de volver a construir su vida a pesar de lo que haya sucedido.  Lo que sucedió duele pero es tiempo de mirar adelante”, asegura.
Y aconseja que los recursos personales que tienen las víctimas son muchos y les permite salir del problema. “Las ayudas espirituales, terapéuticas, resultan fundamentales para salir del problema con los niños”.
Continúa: “Ayudarse con psiquiatría, psicología es totalmente necesario…El hecho de que los afectados se reúnan a contar lo sucedido entre ellos es buena terapia. Hay que hablar del tema, no quedarse callado, hacer silencio de lo sucedido es como tapar una herida que no ha sido sanada. Lo que hace es crear podredumbre”.
A los padres de los niños víctimas de abuso sexual en el Huila les pidió que hagan entender a sus hijos que no es su culpa, que la responsabilidad es del agresor y que de ellos debe ser la vergüenza.
“Los hechos amargos no se olvidan pero se recordarán de manera diferente. Las huellas que marcaron tu pasado no significan que marquen en el futuro. La situación debe ser manejada con cuidado porque cuando el niño toma la decisión de contar es porque tiene confianza. Hay que tratar de mantener la calma por parte de los padres. Decir que le creen, lo entienden y lo van ayudar. Todos los sentimientos de rabia, desasosiego, de ganas de matar al agresor deben estar controlados en el momento”, recomienda.
Por su parte, Luis Jesús Prada Moreno, médico del Instituto de Medicina Legal, piensa que la confianza entre los padres e hijos es importante para que los niños rompan su silencio y denuncien. El castigo, látigo o represiones deben pasar a la historia, piensa.
Todo porque, según los registros de la Fiscalía, los menores de edad rompen su silencio con segundos o terceros, personas ajenas a su familia y casi siempre con compañeros o niños de su edad.
“Es indispensable que los profesores tomen conciencia, aprendan a detectar este tipo de problemas porque ellos son clave en el trabajo comunicativo con las víctimas”, sugiere Prada Moreno.
“No se les debe hacer sentir como víctima. Hay que insistirles que no es su culpa, se le debe proteger, cuidar, hablar y no desampararlos un solo instante”.
….Y en las aulas de clases
Durante la semana, también se discutió la violencia que llegó a las aulas de clase. Luz Helena Saavedra, directora de la Corporación Humanizando (que trabaja en pro de la defensa de los derechos de los niños y mujeres), dice que los colegios ya no son el campo de saber sino de batalla.
“Si un aula de clase tienen 30 estudiantes y un docente tenemos 31 casos de violencia intrafamiliar porque todos nosotros en algún momento de nuestras vidas hemos sido víctimas de la violencia”, dice.
“Es un momento de reflexión para que cambiemos la mala palabra por la magia del abrazo, para que no solo dediquemos calidad de tiempo a nuestros hijos sino cantidad y calidad”.
Alzate habla de una transformación de la escuela donde antes, interroga ¿había respeto o represión? “Anteriormente había libertad mientras que hoy existe libertinaje. Desde que se creó la tutela los profesores deben manejar con guantes de seda a sus estudiantes por temor. Se está educando con temor a ser demandados, a que sean sacados de sus cargos porque los alumnos pasaron a ser clientes”, expresa.
Por esto, la especialista cree que se están educando chicos para ser felices (porque hacen lo que se les antoje), y no para la vida.
“Antes los docentes dictaban su clase. Hoy mandan a los niños a investigar. Eso pasa en los colegios del país”, dice al destacar “que el cambio impredecible pero inevitable llegó a la escuela y la transformó”.
Y pone de ejemplo de la violencia en colegios, la competencia entre los alumnos por los mejores tenis, celulares, textos, cuadernos o quien tenga o no vehículo.
“Llegó la época del facilismo. Hasta realizar copia se volvió sencillo. Antes las mujeres nos matábamos por hacer copia, nos levantábamos la falda y escribíamos en las piernas o hacíamos copia en los pupitres. Todo era un problema. Ahora copian todo en la blackberry y no pasa nada”, cuenta.
¿Y los padres?
Para los padres también hubo cantaleta. De acuerdo con Luz Helena Saavedra, los progenitores colombianos crían a sus hijos con miedos.
“Miedo a que los jóvenes se quiten la vida cuando amenazan porque se les castiga, miedo por supuestos traumas psicológicos, a las demandas que sus hijos les colocarían, al qué dirán…”.
También criticó que la vida moderna permite que  cuando se les pregunte a sus padres lo que significa su hijo responden: ‘Mi mejor amigo’. “Entonces, el papá se murió; el niño es huérfano. Pues no, la figura paternal debe existir”.
“No se trata de que la crianza de antes era mejor o no a la de ahora, lo que se busca es buscar gente bien”, dice Saavedra al concluir que definitivamente no hay manual que nos indique cómo prepararnos para ser verdaderos padres. Solo hay que desatender el modelo moderno de crianza y volver a retomar el control de la casa, la familia y los hijos.
FOTO UNO
Las conferencias se adelantaron en la Asamblea Departamental.
FOTO DOS
Psicólogos, médicos, enfermeros, terapeutas, docentes y demás participaron de las charlas pedagógicas.
FOTO TRES
La violencia intrafamiliar no se detiene.
FOTO CUATRO
Los niños rompen su silencio y confiesan agresiones si los grandes les dan confianza, dicen especialistas.

0 comentarios:

Busca poemas de amor y mistad