La Violencia contra los Niños

“Tengo siete años”

Diario de una criatura no nacida.

Vídeos de maltrato infantil

¡No más maltrato a menores!

7.11.10

Sara M. Justicia Doll / Primera Hora

Que tres menores entre seis y diez años hayan sido utilizados como mulas y que hayan aprendido a utilizar armas, según las acusaciones del más reciente caso de maltrato infantil, en Utuado, es algo que no debe tolerarse.

Al ser cuestionada sobre este abominable caso que se da en medio de una vorágine de otras incidencias similares registradas en la Isla durante los últimos meses, la secretaria de la Familia, Yanitsia Irizarry, sostuvo que “la Ley 177 tiene dos áreas, el aspecto criminal y el civil. La persona que comete el delito de maltrato no tiene derecho a permanecer con la custodia de los niños. Quien realmente por omisión o silencio permite que un menor en su núcleo sea maltratado no debe ser considerado para asumir la custodia del menor de edad”.

La titular dijo que el problema del maltrato es “complejo” y reiteró la necesidad de enfatizar la “prevención”.
Irizarry pasó a explicar que, para reforzar la labor de sus trabajadores sociales, visitó recientemente el estado de Florida donde los funcionarios del Gobierno encargados de la protección de los menores utilizan aparatos inalámbricos desde los cuales se comunican con las oficinas regionales.

Irizarry descartó que haya habido una reducción en la plantilla de trabajadores sociales y aseguró que las estadísticas de los casos de maltrato se están digitalizando.

“Podemos decir que al mes se reciben 500 llamadas y que bajo investigación hay 14,000 casos en manos de trabajadores sociales”, dijo.
La catedrática de la Escuela de Trabajo Social de la UPR Cynthia Rodríguez-Parés señaló que “los padres en el caso de Utuado verdaderamente no tienen la capacidad para retener la custodia de los menores, no tienen capacidades protectoras, ya que han expuesto a los menores a actividades que atentan contra su desarrollo y estabilidad emocional”.
Agregó que el caso del matrimonio que se le acusó de sostener orgías con sus hijos menores en Morovis, durante el mes de octubre, podría apuntar a que, en los municipios de la montaña, el aislamiento puede ser un factor que propicie estas conductas.
“Hemos encontrado que en las regiones aisladas se dan con mayor frecuencia los casos de abuso sexual, maltrato, explotación de menores. El aislamiento, la lejanía y la ausencia de vecinos pueden resultar en el desarrollo de estas prácticas, así como lo inverso, que personas que incurran en estas conductas busquen dichos escenarios”, dijo la experta.
Según la trabajadora social, las personas que maltratan a los menores están severamente enfermas, son perversas y pueden derivar placer del dominio de los pequeños y de la distorsión de la realidad.

0 comentarios:

Busca poemas de amor y mistad