La Violencia contra los Niños

“Tengo siete años”

Diario de una criatura no nacida.

Vídeos de maltrato infantil

¿Cómo proteger a nuestros hijos?

6.5.10

DESPUÉS de estudiar en una escuela del vecindario durante años, Werner comenzó su educación superior junto con otros tres mil jóvenes en São Paulo (Brasil). Allí vio por primera vez a sus condiscípulos vender y consumir drogas. Como era de pequeña estatura, enseguida fue objeto de los degradantes y peligrosos ritos de iniciación de los estudiantes mayores.
Eva, hermana de Werner, también tuvo problemas. Como quería dar lo mejor de sí, estudió tanto que sufrió agotamiento nervioso y confusión mental. Al igual que otros adolescentes, Werner y Eva necesitaban protección física y emocional. ¿Qué tipo de ayuda necesitan sus hijos? ¿Cómo pueden prepararlos para la vida de adultos? Es más, ¿qué futuro desean para sus hijos?
Necesitan más que sustento
Pensemos por un momento en el reto que supone para los padres hoy día proteger a sus hijos. A causa de la decadencia de la calidad de la vida familiar y el aumento de la pobreza, en muchos países cada vez hay más niños que viven en las calles. El trabajo infantil es una de las consecuencias de no proteger de la explotación a los niños. El consumo de drogas también arruina a muchos jóvenes. Por ejemplo, cuando cierto adolescente brasileño se hizo adicto a las drogas, su hogar perdió la paz. A la tensión emocional que experimentaron sus padres, hubo que añadirle la lucha por conseguir el dinero para su recuperación y las visitas de traficantes de drogas desalmados exigiendo el pago de la mercancía.
No obstante, pese a las presiones de la vida, muchos padres siguen luchando no solo por dar a sus hijos comida, ropa y un hogar, sino también por protegerlos de la violencia, el consumo de drogas y otros problemas. Un noble esfuerzo, sin duda, pero ¿basta con eso? ¿Qué puede decirse de la protección contra los daños emocionales y espirituales? Muchos padres comprenden que hay que vigilar el esparcimiento y los amigos que escogen los hijos para obtener buenos resultados en su crianza. Ahora bien, ¿cómo pueden los padres no ser ni sobreprotectores ni demasiado permisivos? Le invitamos a analizar las respuestas en el artículo siguiente.
[Nota]
En este artículo no se han utilizado los nombres reales.

0 comentarios:

Busca poemas de amor y mistad