La Violencia contra los Niños

“Tengo siete años”

Diario de una criatura no nacida.

Vídeos de maltrato infantil

16.4.09


Realidades 

El maltrato esculpe el futuro de los menores en El Salvador

Fecha de publicación : 20/12/2007 9:48:00   Fuente : LPU

Las cifras mundiales establecen que millones de menores de edad son maltratados en el mundo, El Salvador no es la excepción. Esos niños, que son las nuevas generaciones, están cargando en sus espaldas malos tratos, incluso de quienes les dieron la vida.

Sandra Carolina Campos
Estudiante de licenciatura en relaciones públicas y comunicaciones

Fotos y edición digital Antonio Herrera

El 12 de febrero de 1993 una noticia estremeció a la opinión mundial, cuando dos niños en el Reino Unido, Robert Thompson y Jon Venables, ambos de 11 años de edad, secuestraron y asesinaron a otro niño de 2 años; nueve meses después, ambos niños fueron declarados culpables y obligados a cumplir una pena indefinida.

Largas investigaciones de psicólogos y criminalistas llevaron a la conclusión de que la causa de tal crimen era la desintegración familiar y el maltrato físico y psicológico que ambos niños sufrían en sus hogares, razones que nos llevan a pensar dónde quedan los derechos de los niños en el hogar, por qué si forman parte de la familia no se les respeta por igual. 

¿Cómo la desintegración familiar y el maltrato físico y psicológico pueden llevar a dos niños a cometer grandes crímenes? Como el caso de Robert y Jon, en El Salvador también existen casos de maltrato infantil, casos que lamentablemente quebrantan en gran manera los derechos de niños inocentes que simplemente callan su dolor; un dolor que con el pasar de los años puede llevarlos a cometer este tipo de crímenes.

Las estadísticas de Naciones Unidas establecen que en América Latina hay 190 millones de infantes, que viven en una de las regiones más desiguales del mundo y con mayores índices de violencia, que afecta principalmente a mujeres, niños y niñas.

Según el estudio del Secretario General de la Naciones Unidas sobre violencia contra los niños, publicado en 2006, “millones de niños y niñas en nuestro continente viven bajo temor a ser víctimas de violencia en la casa, en la escuela, en la calle”.

En El Salvador, durante el año 2005, de acuerdo con estadísticas del Instituto Salvadoreño del Desarrollo de la Mujer (ISDEMU), 339 niños y niñas fueron víctimas de violencia intrafamiliar. Esos números contrastan con lo que reza el artículo 34 de la Constitución de la República, que dice que "todo menor tiene derecho a vivir en condiciones familiares y ambientales que le permitan su desarrollo integral". Al referirse a un desarrollo integral, entra en juego el trato físico y emocional de los niños.

Los delitos
Según la coordinadora del departamento de prevención psicosocial, de la Procuraduría General de la República (PGR), Diana Lourdes Morales, los casos con mayor índice de maltrato infantil se registran con los delitos de abuso sexual, seguido de maltrato físico, psicológico, verbal y discriminatorio.

Las Naciones Unidas establecen, además, que la violencia física y psicológica que sufren los niños y niñas incluye las ejecuciones extrajudiciales, las torturas, los tratos o penas inhumanas o degradantes, los castigos físicos aun en el seno familiar.

Cada uno de los casos recibidos en la PGR es abordado con procesos de reestabilización emocional, que duran de 6 meses a un año y medio, los cuales consisten en técnicas psicoterapeutas con orientación psicológica, que ayuda a los niños a recobrar su autoestima y su estabilidad mental.

"Vivimos en una sociedad con mucha violencia, que la expresamos a todo nivel", dijo la psicóloga Diana Morales, y es esta la razón del porqué los niños se convierten en la parte más vulnerable del hogar. Erróneamente es en ellos en donde los padres expresan la violencia y dificultades de las que se ven rodeados, a causa de la situación actual del país.

Para la psicóloga, los padres trasladan sus conflictos a los niños y los hacen parte de la "sociedad desestabilizada" que existe y con esto incumplen sus derechos, los cuales ante la ley deberían de ser respetados y protegidos ante el Estado, según dicta el artículo 35 de la Constitución de la República, que establece que es precisamente el Estado el que debe proteger la salud física, mental y moral de los menores.

La abogada Karol Damaris Alvarado afirma que es el Estado mismo quien garantiza cada uno de sus derechos, como lo son el de una vivienda digna, un nombre y apellido, seguridad, asistencia médica y muchos más que se mencionan en la Convención sobre los Derechos del Niño y la Niña, adoptada por la asamblea de las Naciones Unidas y que también son y deberían ser cumplidos en el país.

De  la misma manera, afirma la psicóloga de la PGR, las leyes establecidas por el Estado deberían ser respetadas, pero muchas veces sólo son simples letras y "como letras son bonitas, pero en el plano de ejecución, no se cumplen".

Las causas de este incumplimiento podrían radicar en los padres, los cuales muchas veces no tienen las condiciones sociales y educativas necesarias  para llegar a convertirse en modelos de educación para éstos. Recordemos que los niños son el futuro de la sociedad y si ellos han sido maltratados y explotados por sus padres ¿Cómo serán ellos con sus hijos?

Cifras alarmantes

Estas situaciones hacen reflexionar respecto a qué tan humanos somos con los niños y niñas. Según cifras específicas de las víctimas en los diferentes conflictos del mundo, establecen que 2 millones de muertos han sido niños, 4 millones de incapacitados también son niños, 12 millones de menores de edad han quedado sin hogar y  unos 10 millones sufren traumas psicológicos.

En Centroamérica y México se calcula que existen cerca de 82 mil miembros de pandillas con edades entre los 13 y 29 años de edad, de acuerdo con las Naciones Unidas.

En toda América Latina, aproximadamente 2 millones de niños y niñas son explotados sexualmente, según la Organización de Estados Americanos (OEA). Lo anterior también es reafirmado por estudios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Centroamérica, que muestran que las víctimas de la explotación sexual son, en su mayoría, niñas. De las entrevistadas por la OIT, el 57% fueron expulsadas de sus familias o han huido de sus hogares por maltratos familiares.

¿Cómo será el futuro de nuestro país, si somos nosotros mismos quienes lo destruimos? Respetemos a los niños y niñas, sembremos en ellos un ambiente de respeto, de paz y de comprensión, para que el mañana que hoy construimos para ellos, sea mejor y les brinde mejores oportunidades para su desarrollo como ciudadanos responsables.

0 comentarios:

Busca poemas de amor y mistad